Blogia
Teledespedidos

Telefónica se enfrenta a la mayor multa de su historia

La Comisión Europea está empeñada en no dejar ni un resquicio a los abusos de las empresas que operan en el mercado de las telecomunicaciones en la UE, y sólo tres días después de que entrara en vigor el reglamento que obliga a las compañías de telefonía móvil a rebajar en un 60% el precio de las llamadas desde el extranjero, se propone imponer a Telefónica una de las mayores multas de su historia.

La responsable de Competencia, Neelie Kroes, llevará hoy al Colegio de Comisarios una propuesta de sanción a la compañía española que podría rondar los 100 millones de euros. Con ese castigo, la comisaria holandesa quiere limar los beneficios que obtuvo Telefónica abusando de su posición de dominio en el mercado de la banda ancha de acceso a Internet en España desde el 2001.

En ese período la empresa era propietaria de la única red que distribuía en España ese servicio, que alquilaba a otras operadoras para que éstas, a su vez, pudieran ofertar a sus clientes acceso a Internet de alta velocidad.

Sin embargo, según Bruselas, la diferencia entre el alquiler que cobraba Telefónica a los mayoristas y los precios que cargaba a sus propios clientes era tan pequeña que no dejaba margen a sus competidores para ofertar precios más bajos. A la postre, los perjudicados fueron los usuarios, ya que esa restricción a la libre competencia impidió que las tarifas se redujeran.

Competencia empezó a investigar el caso a raíz de una denuncia presentada por Wanadoo -la actual Orange- en el año 2003. Curiosamente, esa firma también fue sancionada por una práctica similar en Francia, aunque entonces la multa no superó los 10 millones de euros.

«Ejemplar»

La cuantía definitiva de la sanción a Telefónica no se decidirá hasta la reunión de hoy del Colegio de Comisarios, pero fuentes del Ejecutivo comunitario apuntan que la intención de Kroes es que la multa sea «ejemplar», y que no es descabellado pensar que pueda superar los 100 millones.

Esa cifra incluso podría considerarse pequeña si se tiene en cuenta que Bruselas puede castigar las prácticas anticompetitivas con una cantidad equiparable al 10% de la facturación de la empresa infractora en el último ejercicio. Y Telefónica facturó casi 53.000 millones de euros en el 2006.

Defensa

La compañía española anunció ayer que recurrirá la sanción, y se defendió alegando que los precios de la banda ancha que aplicaba a sus clientes mayoristas y a los usuarios minoristas cumplían al dedillo la legislación española, pues no superaban los máximos impuestos por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). El presidente de ese organismo, Reinaldo Rodríguez, criticó ayer al departamento de Kroes: «Si cree que hay sitio para actuar debería abrir un expediente al regulador nacional -es decir, a la CMT- y no a Telefónica por cumplir nuestras resoluciones».

Otro argumento de Telefónica es que su actuación, al contrario de lo que opina Bruselas y como sucedió con Wanadoo en Francia, no ha derivado en la expulsión del mercado de ninguno de sus competidores. En el 2003 tenía en su cartera al 70% de los 5,76 millones de clientes de líneas ADSL de España, y hoy su cuota de mercado se ha reducido al 55% de las más de siete millones de conexiones de banda ancha. La tesis es convincente, pero Bruselas también esgrime razones de peso: los españoles siguen pagando por el acceso a Internet de alta velocidad precios mucho más altos que el resto de los europeos.

La Voz de Galicia- 04/07/2007

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres